Noticias

Noticias
Fechas
El consumo de 'usar y tirar': en 2050 habrá más plásticos que peces en el océano.
El consumo de 'usar y tirar': en 2050 habrá más plásticos que peces en el océano. 08-06-2018 Consumo

 

   Las bolsas de plástico dejarán de ser gratuitas para los consumidores a partir del 1 de julio.

   Vivimos en una cultura del consumo basada en el 'usar y tirar'. Y poco ayuda si aquello que adquirimos es totalmente gratis. Estas son las variables que han hecho del uso excesivo de plástico un grave problema: tan sólo en la Unión Europea se consumen un total de 100 billones de bolsas de este material.

   "Casi el 80% de la basura que hay en el mar proviene de la tierra. La mayor parte es de plástico. Ahora estamos encontrando bolsas de plástico en los estómagos de las aves marinas y las ballenas varadas", ha declarado el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella. Esta alarmante situación ha servido para que Europa llegue a la conclusión de que "obviamente, es hora de actuar".

   A pesar de que su uso medio es de unos 12 minutos, estas bolsas están compuestas de sustancias derivadas del petróleo que pueden tardar en degradarse más de medio siglo. En todo este tiempo, se desarrolla un efecto devastador en la fauna y flora marina, según la ONG Surfrider Europa, que realiza campañas de recogida de dichos residuos. Pero este hecho no sólo afecta a los ecosistemas naturales. También contamina nuestras ciudades hasta el punto de que, en los casos de bolsas serigrafiadas, pueden contener residuos metálicos tóxicos.

   Todo esto ha llevado a la creación de la Directiva de bolsas de plástico de la UE. El objetivo es que los gobiernos nacionales garanticen que para finales de 2019 no se consuman más de 90 bolsas livianas por persona y por año. Y en 2025 quieren reducir esta cifra a 40 bolsas. Esta norma permitirá el compromiso por parte de todos los Estados Miembros, ya que cada uno ha actuado en los últimos años de una forma muy diferente.

   El consumo de bolsas de plástico por persona presenta un gran contraste entre países: mientras que el uso en Irlanda ha disminuido de 328 bolsas por persona por año a sólo 18 tras una tasa introducida en 2002, encontramos el caso de Grecia (269 bolsas) o Bulgaria (421 bolsas).

   El caso de España: comienzan las restricciones

   En España se usan todavía 180 bolsas de plástico por habitante y año. Ante esta situación, el Gobierno ha aprobado un Real Decreto que pone fin a la bolsa de plástico gratuita a partir del próximo 1 de julio. Con esta medida, nuestro país se suma a la lista de estados en los que ya no habrá bolsas gratis. Entre ellos se encuentran Francia, Países Bajos, Marruecos o California. La norma también prevé la prohibición de todas las bolsas de plástico fragmentable para el 1 de enero de 2020 y la supresión de todas ellas, salvo las compostables, para 2021.

   La ex ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, presumió de que la norma es "muy ambiciosa" porque "contempla las medidas más exigentes dentro de las que posibilita la directiva europea de 2015 que regula las bolsas de plástico ligeras (las que tienen entre 15 y 50 micras) y muy ligeras".

   Cabe destacar que en España, entre los años 2007 y 2014 el consumo de bolsas de plástico ligeras se redujo a la mitad, al pasar de 317 bolsas por habitante y año a 144 en 2014 . "Esta disminución fue gracias a la utilización mayoritaria de bolsas de plástico reutilizables, al cobro de las bolsas a los consumidores en muchos establecimientos comerciales y a la puesta en marcha de distintas campañas de sensibilización sobre consumo responsable", ha explicado Mayca Bernardo, responsable de comunicación de Cicloplast, entidad sin ánimo de lucro para impulsar la prevención y el reciclaje de los plásticos.

   El primer paso: pagar por las bolsas de plástico

   El Real Decreto presentado por el Gobierno de España apuesta por la "obligación de que los comercios cobren un importe mínimo por las bolsas de plástico". Los precios de cada bolsa se fijarán de la siguiente forma:

   Precio según el tipo de bolsa

   5 céntimos: bolsas de plástico compostable de hasta 29 micras de espesor.

   10 céntimos: bolsas de 30 micras o más y las de 29 micras o más pero no compostables.

   15 céntimos: bolsas de 30 micras o más no compostables.

   30 céntimos: bolsas oxodegradables de 50 micras o más.

   Gratis: bolsas de menos de 15 micras utilizadas como envase primario para alimentos a granel o que tengan que entregarse por motivos de higiene quedan exentas de esta normativa

   Esta medida se plantea con el objetivo de aumentar el reciclaje en España, ya que solo el 30% de los plásticos se reutilizan en nuestro país, según Greenpeace. La organización, además, añade que "cada año llega a mares y océanos el equivalente en basura a hasta 1.200 veces el peso de la Torre Eiffel".

   Un problema a nivel mundial

   Rich Horner decidió filmar la suciedad en Manta Point, cerca de la isla grande de Bali. El resultado fue una sucesión de imágenes que lleva a pensar en un verdadero vertedero. "Las corrientes del océano nos traen una encantadora marea de medusas, plancton, hojas, ramas, frondas, palos, etc (...) ¡Oh, y algo de plástico!", escribió Horner en su cuenta de Facebook.

   El buzo no pudo, finalmente, esconder su asombro: "¡Bolsas de plástico, más bolsas de plástico, plástico, plástico, tanto plástico!". Y este caso es solo un ejemplo de lo que ocurre en la actualidad. En diferentes puntos del mapa marítimo mundial, se pueden encontrar datos cada vez más alarmantes:

   ¿Qué alternativas hay?

   El carro de la compra ha sido el método más tradicional -y ecológico- usado para transportar los productos del establecimiento a casa. Entre las alternativas que dejan atrás el uso del petróleo como material para producir bolsas, encontramos las que se fabrican a partir del almidón de la patata o de papel (el uso de este último aumentó un 15% en 2017, según los fabricantes).

   Otra de las opciones es el uso de bolsas de tela, sin impacto ambiental. Esta opción incluso ha permitido crear a su vez nuevos negocios. A día de hoy existen personas que diseñan sus propias bolsas de tela, lo cual se puede usar como pretexto para dejar atrás otros medios nocivos para el medio ambiente.

   Pero en los últimos años, la innovación también ha incidido en este ámbito, ofreciendo múltiples alternativas. Una de ellas son los plásticos biodegradables compostables. Según la Asociación Española de Plásticos Biodegradables Compostables (ASOBIOCOM), este material se descompone a partir de los parámetros de temperatura, humedad, oxígeno y microorganismos, "convirtiéndolo de forma natural en materia orgánica".

   Una oportunidad de ser líderes mundiales

   En el camino hacia una economía circular, es decir, que tenga en cuenta la intersección de los aspectos ambientales y económicos, las autoridades europeas ven una verdadera oportunidad de inversión y creación de empleo.

   "Existe un sólido argumento empresarial para transformar la forma en que se diseñan, producen utilizar y reciclan los productos en la UE", recoge un comunicado de prensa emitido en enero por la Comisión Europea.

   Asimismo, Jyrki Katainen , responsable de empleo, crecimiento, inversión y competitividad a nivel europeo, se muestra positivo respecto a la búsqueda de un nuevo modelo económico: "Esto ayudará a reducir la basura plástica en la tierra. , aire y mar a la vez que aportan nuevas oportunidades de innovación, competitividad y empleos de alta calidad. Esta es una gran oportunidad para que la industria europea desarrolle un liderazgo global en nuevas tecnologías y materiales".

   Los supermercados también se comprometen

   Carrefour Bio ha optado por bolsas de papel tipo sobre sin asas en la sección de frutería. Además, en la línea de cajas el cliente puede adquirir bolsas de papel con asas. Por su parte, DIA usa bolsas de papel en la entrega a domicilio de su venta online de gran capacidad y que soportan más de 15 kilos de peso.

   En cuanto al sector de la entrega de comida a domicilio a través de Internet, el uso de bolsas de papel es la solución "mayoritariamente elegida", según una encuesta de LinQ para los fabricantes asociados.

   Lidl , que ya ha anunciado que dejará de vender bolsas de plástico en línea de caja, ofrece en todas sus tiendas a un precio de 0,15 euros una bolsa de papel 'Bio Organic', mientras de Mercadona vende bolsas de papel en once supermercados al precio de 0,10 euros las pequeñas y 0,15 euros las grandes.

   A pesar de esto, todavía existen incongruencias en la política basada en reducir plásticos de los supermercados. A día de hoy, son muchos los productos envasados en plástico, como frutas o verduras (hasta el punto de que están empaquetados en unidades).

   La producción masiva de plásticos se inició en la década de 1950. Dada la ingente cantidad de combinaciones posibles de monómeros para fabricar polímeros y los diferentes aditivos que se usan, hoy en día es difícil encontrar un producto de consumo que no contenga algún tipo de plástico.

   Fuente de la noticia: El Mundo.