Noticias

Noticias
Fechas

Los consejos de la OCU para elegir dónde guardamos los alimentos.

Los consejos de la OCU para elegir dónde guardamos los alimentos. 08-02-2018 Consumo

 

   Trucos e ideas para evitar la migración de sustancias peligrosas.

       

   ¿Se puede congelar la comida en un táper de plástico? ¿Es mejor calentarla en un envase de cristal? ¿Qué material es más sano para conservar los alimentos? Todos nos hemos hecho estas preguntas alguna vez. Y para intentar aclarar las dudas, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado una guía que ayuda a saber qué es mejor utilizar en cada ocasión.

   Lo ha hecho de la mano de Koni Grob, director científico de la Autoridad de Control de Alimentos de Zúrich (Suiza) y asesor de varios organismos de evaluación de riesgos.

   Este experto explica que hay entre 50.000 y 100.000 sustancias que pueden "migrar" a los alimentos, esto es, pasar del envase a las comida que contienen. De todas ellas, solo se han analizado 1.500. Aunque si se descubre cualquier sustancia peligrosa en la elaboración de los envases, esta se descarta, Grob asegura que "desconocemos la mayoría de las sustancias existentes". "No hay peligro de intoxicación aguda -dice, pero los síntomas pueden pasar desapercibidos, aumentando el riesgo de padecer cáncer o pérdida de fertilidad".

   Por eso, para minimizar ese peligro, hay que tener en cuenta que hay mayor riesgo de migración en cuatro circunstancias: si hay contacto directo entre el alimento y el envase; en el proceso de calentamiento de la comida dentro de su envase; en productos ricos en grasas, y en la conservación prolongada.

   Según explican desde la OCU. la migración "es menor en los alimentos crudos o congelados, pero más acentuada en los alimentos transformados como las salsas grasas y los productos pasteurizados o esterilizados" dentro del propio envase.

   También la comida recubierta de aceite o grasa tiene más riesgo y los alimentos ácidos pueden atacar algunos metales, como el aluminio.

   En cuanto a los materiales más seguros, el vidrio y el acero son los que ofrecen más garantías, según señala el experto consultado por la OCU.

   En lo que se refiere a los envases de plástico, la Organización de Consumidores y Usuarios destaca que los usados son más fiables que los nuevos, porque van perdiendo poco a poco las sustancias migrantes. Cuando más viejos sean, menos problemas darán.

   Grob también explica que es mejor usar papel film de polietileno, ya que el compuesto por PVC plastificado "puede liberar grandes dosis de plastificantes en los alimentos grasos como el queso o la carne".

   Y ofrece un truco para los recipientes de silicona: "Antes de usarlos por primera vez, prepara una pasta con agua, harina y aceite, hornéala y tírala. Lava los moldes en el lavavajillas con agua bien caliente". Así se eliminan buena parte de las sustancias que pueden adherirse a los alimentos.

   Con estos consejos no desaparece el riesgo de migración, pero al menos se minimiza mucho la posibilidad de que nuestros alimentos se 'contaminen' con sustancias peligrosas.

   Fuente de la noticia: Heraldo.